Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La virginidad es de guapas

- ¿Y tú quieres llegar virgen al matrimonio? -  decía una amiga quinceañera a mi hija hace pocos días. A nadie le extraña la pregunta a estas alturas del siglo. Es un planteamiento habitual entre la mayoría de nuestros jóvenes. Parece que tener relaciones sexuales sea un paso obligado del adolescente para convertirse en un adulto completo. La hipersexualización de nuestro entorno distorsiona las cabezas y los corazones de nuestros hijos. Tristemente, peligrosamente. Y nosotros, padres y educadores, nos mostramos sobrepasados. Parecemos haber abandonado la parte que nos corresponde de su educación afectiva sexual y la hemos dejado en manos de los guionistas de las series que nos han arrebatado, claramente, la posición.  Pero, ¿qué hay detrás de ese repentino y enardecido interés de nuestros chicos y chicas  por la vivencia sexual? ¿Es fruto solo de un detonante biológico hormonal, del constante bombardeo de modelos de comportamientos al que nos somete la cultura erotizada de hoy o de u

Entradas más recientes

Triunfar sin talento

Mirando de frente

60.000 ataúdes son suficientes

Recuperar el tiempo y la poesía

Feliz Navidad, a pesar de todo

Vividores hasta el final ¿Votos a favor?

No te rindas y ...¡ escapa!

Hasta pronto Papá

Cautivos de las redes. 7 formas de escapar

Surfear la segunda ola